El siguiente artículo que os presentamos hoy va relacionado con diversas patologías que tienen mayor preponderancia en nuestras consultas y que consecuentemente, se repiten con mayor frecuencia en nuestros centros: hernias discales (y dolores derivados de la propia patología o problemas musculares como puedan ser contracturas, tensión excesiva, descompensaciones…) . Otra de las más frecuentes es la   escoliosis y lumbociática (entre diversas otras).

Para ello hoy vamos a presentar una serie de recomendaciones que nos ayudarán y aportarán fortaleza muscular. Unos ejercicios sencillos, que podemos incluir en nuestro día a día, siendo eficientes, eficaces y que lograrán en mayor-menor medida mejorar nuestra calidad de vida.

Inicialmente daremos unas breves y descriptivas pautas diarias que inicialmente nos evitarán posibles molestias. Estas son:

-Pegar al cuerpo posibles cargas externas (disminuyendo de tal modo la resistencia (torque articular) sobre la columna vertebral) tales como bolsas de la compra, bolsos o elementos pesados y de difícil agarre (botellas de butano, podrían ser un buen ejemplo). Siempre lo más proximal al cuerpo y sujetan firmemente con ambas manos (no de modo unilateral).

-Evitar posiciones sostenidas durante horas, ya que a la larga producirán descompensaciones musculares, sobrecarga muscular y articular. Para ello realizar con relativa frecuencia (en función de las posibilidades laborales o funcionales de cada persona) breves paseos y ejercicios de extensión-flexión-rotación-flexiones laterales, cuya finalidad será desarrollar y fortalecer de modo diferencial los músculos adyacentes a la columna vertebral.

-Realizar ejercicios de flexión de columna (llevar tórax a pelvis o desde pelvis a tórax, en definitiva y simplificando, abdominales), extensión ( que ayudará a fortalecer toda la musculatura paravertebral, posterior a la columna y que nos servirá como ‘antagonista’ a la musculatura abdominal). Posteriormente fortaleceremos musculatura del plano frontal (flexores laterales, como las fibras más laterales de oblicuos) y finalmente la situada en el plano transversal (rotadores de columna como puedan  ser oblicuos y tranverso abdominal).

Todos estos ejercicios deberán ser revisados previamente por su médico, y una vez autorizados, se intentará  n llevar a cabo con la ayuda de un profesional del ejercicio físico especializado, como por ejemplo, un ENTRENADOR PERSONAL. Este nos ayudará a explicarnos que musculatura se está ejercitando durante la puesta en práctica del ejercicio, evitando riesgos y aportándonos el valor añadido de la seguridad y eficacia.

ALICANTE a 6 de abril de 2017