En el siguiente post que publico a continuación hablaremos sobre los principales roles del entrenador personal y cómo este ha de realizar tareas diferenciadoras respecto a otros profesionales del sector para conseguir los objetivos personales del cliente. Elemento clave, no deberemos perdernos entre objetivos profesionales (propios del entrenador) sino centrarnos en el objetivo INDIVIDUAL y PERSONAL de cada cliente, nosotros solo tendremos que guiarles en ese camino (serviremos de guía pero no hemos de pretender imponer un sistema único y cerrado, sino estar abiertos al cambio y a las peticiones del cliente).

En primer lugar hemos de intentar FOCALIZAR toda nuestra atención en el objetivo personal del cliente. El entrenador personal es una figura cada vez más reconocida dentro del sector del ejercicio físico y de la salud, pero nunca perderemos de vista que normalmente cuando un cliente nos busca es porqué probablemente ha probado otras figuras dentro del ámbito del ejercicio físico o terapeútico y no han conseguido los objetivos deseados. Por tal motivo hemos de dotar de valor y significado a nuestro servicio individualizado, adaptando cada uno de nuestros entrenamientos al objetivo de cada cliente. De nada sirve tener una metodología única o que sirva como referente para conseguir resultados si al cliente no le gusta, por tanto, tendremos que buscar contínuamente ese equilibrio entre gustos y preferencias y mediación para él mismo.

Otro proceso que suele ocurrir es la progresión. Cuando un cliente alcanza su meta tendremos que incentivar y puntualizar que probablemente existan otros puntos débiles (o no) que puedan derivar en futuros problemas. Si estamos en lo cierto, volveremos al punto de inicio y reestableceremos los tests previos, donde se evaluarán posibles desquilibrios musculares individualizados. Si por el contrario, el cliente ha solucionado su problema se le dará el alta voluntaria, salvo que este por  voluntad propia quiera seguir con el entrenamiento. Tal hecho le ayudará a mantenerse en forma y preservar su salud de manera significativa, pero no olvidemos que la última palabra siempre nuestro cliente, él es quién contrata y el que decide si prescindir o no de nuestros servicios. Un cliente satisfecho debe ser la primera premisa para mantener un estándar de calidad y servicio alto en cualquiera de nuestros servicios.