Habitualmente vemos a los entrenadores personales anotando diferentes parámetros en carpetas y tablas que no sabemos realmente para qué sirven, pero hoy en este post describiremos aquellos parámetros que vemos fundamentales de anotación para mejorar los resultados y analizar detenidamente tus datos y estadísticas semanales-mensuales. Todo esto en su conjunto nos ayudará a saber si estamos obteniendo los resultados deseados o por ende, si estamos sobrecargando o dejando de entrenar ciertos grupos musculares, alejándonos de nuestros objetivos personales. En conclusión, los datos nos sirven para examinar y fijar nuestra ‘ruta’ de entrenamiento, adaptando las capacidades físicas personales con nuestro capacidad de adaptación  a los estímulos de fuerza percibidos.

A continuación procederé a describir una serie de parámetros que creo son fundamentales para una consecución equilibrada y procedimental genérica de nuestros objetivos a medio-largo plazo.

Intensidad de entrenamiento

La intensidad del entrenamiento siempre ha sido vista desde un punto de vista ‘perjudicial’ o ‘peligroso’ para nuestros clientes, más allá que todo eso, pensamos que la intensidad dentro de un entrenamiento personal controlado, con ejercicios adecuados y con perfiles de resistencia adaptados a las capacidades contráctiles de nuestro músculo es la clave de todo buen entrenamiento. ¿Y por qué creemos es clave? Por qué sin un estímulo suficiente nuestra musculatura vive cómoda, es feliz, como nosotros describimos, y no logra adaptaciones fisiológicas y metabólicas suficientes como para mejorar el rendimiento, por tanto, INTENSIDAD SÍ,pero siempre, CONTROLADA.

Selección de ejercicios

La selección de ejercicios concatenados ha de ser (para nosotros) los denominados Big five. Son denominados Big five los 5 principales grupos musculares que ya mencionaba Arthur Jones y el Dr McGuff, implicando gran parte de los músculos más potentes y adyacentes a los mismos, provocando gran fatiga metabólica (siempre y cuando se dispongan de las máquinas adecuadas, sino, se podrían optar por otras opciones que nuestro entrenador personal nos prescribiría. Estos son:

Chest Press

Leg Press

Remo Sentado

Pull Down

Shoulder Press

Intercalando sesiones (no siempre tendrían que ser sesiones de alta intensidad) se podría optar por gran diversidad de ejercicios específicos de columna, brazos o piernas, dependiendo siempre de los objetivos del sujeto en cuestión.

Densidad y volumen de entrenamiento

Estos dos parámetros son fundamentales para lograr nuestros objetivos. En primer lugar la densidad, que incluiría los tiempos de descanso así como el timing de ejecución del ejercicio. En cuanto al volumen lo definiríamos como la cantidad de repeticiones y series por ejercicio, factor que variaría siempre en función de la intensidad (mantener el equilibrio entre intensidad-volumen-densidad es el principal triángulo para obtener mejoras de rendimiento en la fuerza de cualquier persona).

El control de todas estas variables en su conjunto son las que nos ayudarán a obtener unos resultados óptimos, por lo que una monitorización pormenorizada de los parámetros mencionados anteriormente es fundamental para una evolución segura y equilibrada de nuestros entrenamientos.