En el siguiente artículo que os presentamos a continuación trataremos de la influencia que tiene las mejoras de fuerza en personas mayores.

Con los años nuestra capacidad de generar tensión disminuye progresivamente (habitualmente) hasta llegar un momento que nuestro tejido contráctil puede llegar a un punto de atrofia que desencadenará posteriormente en molestias, dolores o la propia falta de movilidad en todo el rango articular por parte de las principales articulaciones del cuerpo humano.

Para ello y siempre con la intención de prevenir tal degeneración creemos que es de fundamental importancia dotar a nuestra población de herramientas de mejora y consolidación de la fuerza. Actividades más generalistas como Pilates, Yoga, caminar o el Nordic walking pueden ser acciones de su vida cotidiana que mejoren de manera general la musculatura de nuestros clientes. Pero ciertamente y progresivamente creo debemos ir cambiando la asociación de máquinas de gimnasio a personas super musculosas y excesivamente hipertrofiadas.

Los cambios de tendencia (y cada vez más estudios lo avalan) dicen que ejercicios de fuerza con máquinas adecuadas  con óptimos perfiles de resistencia para el desarrollo muscular, pueden verificar ganancias de fuerza en nuestros mayores de manera significativa. Para ello siempre se habrán de respetar la ejecución técnica (mediante la enseñanza a través de un entrenador personal cualificado) , los tempos de ejecución, las cargas añadidas así como los intervalos de descanso.

Todo ello en su conjunto dotará a nuestra musculatura de mayor capacidad contráctil, haciendo que nuestros mayores mejoren su calidad de vida. No decimos que sea la única manera, sino, que un buen trabajo de acondicionamiento muscular específico (las máquinas nos pueden aportar esa especificidad muscular) junto a actividades más globales y recreativas, son la clave para evitar el sedentarismo y una población cada día más inactiva.

Poco a poco iremos consiguiendo que la gente se mueva más, y no sólo eso, hay que enseñar a moverse correctamente, y las bases de biomecánica para este objetivo creo son fundamentales. Personas con mayores umbrales de fuerza a largo plazo tienen menor riesgo de padecer molestias musculoesqueléticas y padecer degradación del tejido muscular a medio-largo plazo.

Espero os haya gustado, más info en nuestra web.