Buenos días a todos, hoy os presentamos un artículo donde intentaremos desarrollar y explicar ‘cuando’ se deben realizar diferentes ejercicios de mayor complejidad técnica y cuando deberemos realizar ejercicios de características ‘analíticas’ para poder así crear de modo progresivo una adaptación y una estimulación neuromuscular adecuada.

Los ejercicios analíticos (normalmente los englobaríamos dentro de los denominados monoarticulares ) serían aquellos que implican únicamente una articulación (que no un solo músculo como mucha gente piensa). A veces pensamos que se puede aislar de manera analítica la musculatura, pero este hecho nada más lejos de la realidad, es sencillamente imposible. Ejemplos de ejercicios monoarticulares podrían ser una leg extension (donde se ejercitaría fundamentalmente el cuadriceps) o un curl de biceps (aunque tal y como hemos comentado antes, indirectamente se producirían elementos de estabilización muscular por parte de otros músculos en otras articulaciones adyacentes).

Es por ello que vemos conveniente antes de empezar cualquier programa de entrenamiento (por sencillo que parezca) iniciar con ejercicios de menor complejidad técnica, sintiendo la musculatura implicada, realizándolos con velocidades lentas e intentando percibir una sensación de esfuerzo moderada.

Una vez se ha reforzado esta musculatura daríamos paso a ejercicios de mayor dificultad, como por ejemplo sentadillas o presses de pecho, ejercicios donde ya se integrarían diversas articulaciones y que por ende, requerirán un mayor control y estabilidad articular global.

Posteriormente progresaríamos hacía ejercicios más balísticos o explosivos (con o sin peso libre) implicando ya componentes más técnicos, que requieren de un aprendizaje motor algo más complicado y estarían englobados dentro de un marco técnico (elementos de enseñanza y uso práctico de diferentes elementos como mancuernas, kettlebells o el propio peso del cuerpo con cambios de dirección y ritmo.

¿Cuál es el problema actual del fitness?

El gran problema que actualmente veo en los programas de fitness es que se está perdiendo la esencia, se está perdiendo la funcionalidad básica de un programa de fitness, que a mi entender, debería ser la salud. Para ello hay que intentar inculcar que la clave de todo esto es ENSEÑAR a la gente a realizar los ejercicios de manera consciente, poniendo el foco en la tarea y no en la ‘diversión’ para así poder enfatizar y poder estimular la musculatura de manera íntegra y productiva. Las mejoras de fuerza…serían nuestro gran objetivo, y eso solo se consigue con esfuerzo y con niveles de control y técnica adecuados.